Volver a Vortice

Revista Vortice #1

Acceso abierto

Descarga la revista completa aquí:

icon_catalogo_uaem_educ_humanid
Categorías: , .

Descripción del Producto

En 1980, un joven astrónomo nacido en Brooklyn, y que ya había tenido importantes logros trabajando para la NASA, nos invitó a acompañarlo en un “viaje personal”.  El vehículo que eligió para la travesía era algo que él llamó “la nave de la imaginación”; concepto que si bien apela de inmediato a la construcción propia de escenarios, personajes y situaciones, fue también “materializado” –por decirlo de alguna manera– mediante efectos visuales que nos permitieron seguir uno a uno los pasos del viajante.

Fue así que nos encontramos junto a nuestro guía dentro de lo que parecía la cabina de algún tipo de nave interestelar… viajando y conociendo.

Cómo nacen, viven y mueren las estrellas; qué son las supernovas, los pulsares o las nebulosas o cuáles son las galaxias que comparten el vecindario con la Vía Láctea, eran algunas de las interrogantes que poco a poco fueron desveladas a través de este recorrido por el universo de lo que el hombre sabe y de lo que el hombre se pregunta.

Pero no sólo se trataba de mirar arriba y afuera. Nos encontramos también redescubriendo la historia de lo humano, prácticamente a partir de cero. Ciencias y humanidades tomaban forma como parte de un todo, un continuum en el que las diferencias sólo responden a las limitaciones propias de nuestro entendimiento.

Y es así que pudimos conocer sobre el origen y evolución de la vida en la Tierra –que es de la que tenemos constancia hasta ahora–. Evoluciones, extinciones, resurgimientos y nacimientos; una serie de acontecimientos que posibilitaron que, en los momentos más recientes de lo que este viajero llamó “el calendario cósmico”, surgiera una especie animal del orden de los primates con las características necesarias que harían que varios cientos de miles de años después este texto pueda ser leido, copiado, almacenado o transmitido ioncluso sin necesidad de un objeto físico de papel.

Con el tiempo como escenario, hemos podido ser testigos de las vicisitudes que esta materia con consciencia, que se ha llamado a sí misma humanidad, ha sorteado para satisfacer la necesidad inherente que acompaña al conocimiento: la necesidad de saber más.
La historia del hombre es la historia de la ciencia. La ciencia considerada en sus acepciones más amplias; las que nos remiten a su origen en la curiosidad básica del hombre que busca conocer no sólo lo natural, físico y tangible, sino también causas y razones de sus diferentes modos de existir como grupo y sus distintas maneras de formarse como individuo. La ciencia, -las ciencias-, como postura ante el reto de conocer, como actitud de búsqueda, que no se ocupa de distinguir a priori si lo cognoscible ha de ser etiquetado después como geo, bio, psico, socio o antropo-lógico.

Así, en el viaje que reseñamos, pudimos también conocer a Hipatia y la biblioteca de Alejandría; Hiparco, Euclides, Arquímedes y Ptolomeo; Eratóstenes y su método para medir la circunferencia de la Tierra; Kepler, Copérnico y Galileo… en fin, una gran cantidad de personajes cuyas historias nunca fueron ajenas al espíritu de la época en la que les tocó vivir.  Historias personales que ahora se han vuelto patrimonio de todos; logros y aportaciones que permitieron el desarrollo de la civilización y sus productos; el entendimiento de lo que somos y lo que podemos llegar a ser.

Este moderno Odiseo del espacio-tiempo era Carl Sagan y su periplo se llamó Cosmos; ejemplo emblemático como el que más de lo que la labor de divulgación y difusión del conocimiento puede ser.

Sirvan entonces estas palabras como homenaje a este y a todos los hombres y mujeres que, antes y después, han obrado a favor de la democratización del conocimiento. Y sirvan también como expresión de intencionalidad, que dé cuenta de nuestro propósito de contribuir a la difusión de conocimientos y al diálogo de saberes entre la universidad y el entorno social, del cual surge y al cual se debe.

Reseñas

No hay reseñas todavía.

Be the first to review “Revista Vortice #1”